miércoles, 10 de abril de 2013

Somos lo que hacemos ¿Quiénes somos los venezolanos?





Semana del 8 al 14 de Abril, el tiempo pasa lento con aires de miedo, incertidumbre y esperanza. Los venezolanos intercambian opiniones en cada sitio, vagones del subterráneo, camionetas por puestos, mercados, farmacias, bulevares y plazas se convierten en centro de debates y polémicas. 

Como observador inmerso en las problemáticas que atraviesa mi país, puedo percibir ciertos cambios en las actitudes del pueblo, no sé si mi forma de pensar condiciona eso, pero la realidad es que se siente un aire de cambio inminente, se siente la culminación de una etapa en la mal transitada historia de Venezuela. 

Al vivir en una zona popular como es Caricuao y estudiar en una casa de estudios ideada y hecha para la clase media, se puede contrastar y comparar las diferentes formas de pensamientos, el choque de realidad, oportunidades y percepción de injusticia, que tiene cada grupo. Las opiniones no son mutuamente excluyentes, si bien es cierto que el ex presidente Hugo Chávez impulsó y su agenda basado en lo social y las clases populares. Pero también es cierto, que fracturo la sociedad venezolana de manera radical, entre los que tienen mayor poder adquisitivo y los que tiene menor poder, argumentado en las premisas de justicia se promociono la venganza entre sectores, cultivando el odio y la división. 

No se puede vivir basándose en el conformismo, se debe luchar por el estado ideal de las cosas por el bienestar del pueblo. Los resentimientos hacia un pasado confuso y que a medida que pasa el tiempo se vuelve más complejo de analizar, no puede ser excusa para legitimar una política de odio y venganza. Un mal no se resuelve con otro mal, se deber ser lo suficientemente aguerrido para exigir lo ideal. 

La responsabilidad en gran medida de la unión o desunión de los venezolanos, la tiene el que posee el poder, el liderazgo, la capacidad de negociar, el que el pueblo haya elegido como representante para solucionar los problemas del país. Es una irresponsabilidad promocionar la división, no es beneficioso enfocar una agenda social a los ciudadanos, cuando los mismos están divididos y confrontados. 

En el país hay más cosas que nos unen de las que nosotros creemos, somos humoristas, somos sentimentales, somos soñadores y aprovechamos las oportunidades para llevar a cabo nuestros planes. Debemos empezar a preguntarnos, más allá de las ideologías políticas, qué queremos como sociedad, qué herencia vamos a dejar plasmadas en los libros de historias cuando hablen de la Venezuela de principios del siglo XXI. Un gobierno no podrá cambiar eso, los cambios comienzan en el hogar, comienzan trabajando, exigiendo y luchando por tener un mejor país desde nuestra humilde posición, siempre se quiere buscar ayuda en Dios ante las calamidades, esperando algún tipo de respuesta divina, la verdad es que Dios no va hacer nada que nosotros no hagamos primero como seres humanos que somos con la capacidad de materializar nuestros sueños en realidades tangibles.

  Solo trabajando y uniéndonos recibiremos la ayuda de Dios, no cometamos el mismo error que muchos pueblos, no nos rindamos, sigamos luchando, este país es mejor que muchos y llego la hora de demostrarnos lo que podemos hacer cuando nos unimos. Espero que mis palabras toquen la mente así sea de un lector con eso me conformo. 

Somos lo que hacemos ¿Quiénes somos los venezolanos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada